El Periódico de Morona Santiago
Macas - Morona Santiago -  Ecuador

Edgar Llerena C.

¿O mineras o comunidades?

Escrito por

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

El conflicto minero tomó un nuevo nivel de confrontación en Morona Santiago luego del desalojo armado efectuado los pasados días por las fuerzas armadas y policía en el sector de Nankims, donde tiene un campamento la Compañía ExplorCobres S.A., del Proyecto Minero Panantza – San Carlos, ubicado en Pananza, cantón San Juan Bosco de la provincia de Morona Santiago.

La situación es delicada debido a las acciones que diariamente se producen en el lugar. Los indígenas advierten la ilegal entrega de su territorio a la minera china, al no haberse hecho la Consulta Previa para el proceso de exploración y explotación en territorio ancestral de las comunidades, que lo reclaman como suyo; mientras que el gobierno justifica que les habrían entregado escrituras a los empresarios mineros y, con la justificación de hacer cumplir la Ley mantiene un contingente militar y policial resguardando los intereses de la empresa.

En noviembre, la gente de las comunidades que anteriormente fueron desplazados por la minera, tomaron nuevamente posición de estos territorios con la ayuda de sus compañeros shuar, lo que ocasionó que la minera recurra al régimen para que se ordene el desalojo; este hecho se produjo con la intervención de la fuerza policial y militar, que se mantiene en la zona.

Se tuvo acceso al sector a través de nuestro colaborador, quien vivió varios días entre los indígenas y visitó varias de estas comunidades, donde se vive incertidumbre y miedo debido al constante patrullaje de las fuerzas militares, sobrevuelo de helicópteros y la incursión diaria de drones de inteligencia.

Los comuneros están distribuidos en la zona en actitud de resistencia y en algunos caso han tenido ya choques con la fuerza armada, producto de lo cual, en días anteriores se produjeron heridos, vehículos blindados dañados y personas detenidas.

La población está dividida, hay quienes han visto en la presencia militar una oportunidad para vender sus servicios, alimentos, etc, mientras otros respaldan la acción de los shuar.

La aparente calma puede ser el preludio de nuevos enfrentamientos que nadie quisiera que ocurra, por lo que las autoridades deben resolver, de manera adecuada, este problema. El gobierno deberá definirse por seguir apoyando a la empresa minera o por acoger el pedido de las comunidades y pueblo shuar, de cuya decisión se originarán los acontecimientos futuros para estos territorios: la paz o el constante conflicto; la presencia armada en la zona sólo agravará el tema, es urgente un diálogo y receptividad para solucionar el tema. (O)

 

OPEN

30 datos de Mark Zuckerberg en su cumpleaños número 30