El Periódico de Morona Santiago
Macas - Morona Santiago -  Ecuador

Salud-Educación

Sobre el rol materno

Escrito por Edgar Llerena
Categoría:

El rol materno comienza mucho antes de la concepción, cuando las niñas se imaginan que su muñeca es un bebé y se esmeran en cuidarla. En la adultez cuando la mujer sabe que va a ser madre es cuando comienza a crear un vínculo con el hijo, el mismo que comienza con su deseo de ser madre y continúa con los 9 meses de gestación, prolongándose por el resto de su vida.

CUIDADOS, DISCIPLINA Y AMOR

Con la gestación y el alumbramiento la capacidad hormonal de la mujer se pone al límite. Ya que son estos neuroquímicos que le llevan a explorar conductas que antes ni sospechaba podía tener. La mujer actual con sus pensamientos de competencia de género, con la necesidad de generar ingresos para lograr la supervivencia de su prole y ella misma, van poco o mucho inhibiendo el resultado de una preparación del cuerpo que ayuda a la manifestación del instinto materno. Los cuidados son muchos, el apoyo escaso por parte del padre.

El crecimiento del crío es rápido. El cultivar su desarrollo va siendo pospuesto por los afanes de la vida diaria que le indica la supervivencia en un puesto de trabajo en tanto se lidia con la rutina de necesidades a cubrir en el hogar, a esto se le agrega un esposo que llega también del trabajo a pedir atenciones que no hay tiempo de dar. En este escenario impartir y formar en disciplina al hijo es más complicado porque el ser mamá no es la puesta en escena de un libreto a actuar. Ser mamá implica dar cuidados, dar amor, conducir al niño y orientar al adolescente por un camino que, si no se lo piensa con antelación, difícilmente se lo ha de cumplir.

La misión de ser mamá se va a cumplir cuando tenga una visión clara del hijo que quiere, comprendiendo los factores de la crianza que le lleven a producir ese fruto en la vida de su hijo, en tanto se es profesional, en tanto se es trabajadora, en tanto se esté en casa como administradora del hogar, sin que esté un padre, procreador, que esté exigiendo deberes maritales en desuso, sino antes bien corresponsabilizándose de cuidados, protección y atención al hijo en desarrollo.

Actualmente se habla de la capacidad de la madre de impartir disciplina, pero esto no es nada nuevo. El impartir normas ayuda al niño y adolescente a conducirse en la casa, colegio y con los demás en el devenir de los años. Las reglas claras, el actuar seguro de la madre, la dádiva del afecto incondicional, ayudan a que el niño crezca seguro y feliz.

M. Sc. Otilia Piloso Mite
Educadora y Psicóloga
Directora del Centro de Atención Sico Sicoeducativa y Anexos
Don Bosco y Riobamba. 0995173895 / 072525408

OPEN

30 datos de Mark Zuckerberg en su cumpleaños número 30